Tributación del socio de una cooperativa

En el anterior post estudiamos las Ventajas Fiscales de una Cooperativa de Trabajo Asociado. Ahora veremos, con un segundo artículo dedicado a los cooperativas, la tributación del socio persona física mediante el análisis de los rendimientos del trabajo, los rendimientos de capital mobiliario y las ganancias patrimoniales.

RENDIMIENTOS DEL TRABAJO

Las cooperativas de trabajo tienen por objeto proporcionar a sus socios un puesto de trabajo mediante su esfuerzo personal y directo, que podrá ser a tiempo parcial o completo. La relación que une al socio trabajador con la cooperativa no es laboral, sino que se se trata de una relación societaria (artículo 80.1 Ley 27/1999 de Cooperativas; Sentencia TS 13/07/2.009).

Según la Ley de Cooperativas el socio trabajador tiene derecho a percibir periódicamente los excedentes de la cooperativa denominados “anticipos societarios“, aunque legalmente no tienen la condición de salario (artículo 80.4)

¿Qué es el anticipo societario?

El anticipo laboral es la cantidad satisfecha por la cooperativa a percibir por el socio trabajador y es el equivalente a la nómina de un trabajador por cuenta ajena. Se percibirán mensualmente, aunque la Asamblea General puede disponer una periodicidad superior si estuviera atravesando dificultades económicas.

Así pues estos rendimientos para el socio tienen la consideración de rendimientos del trabajo personal, con independencia del régimen de afiliación de los socios a la seguridad social (régimen de autónomos o general), y siempre y cuando el importe de los anticipos laborales ascienda a una cuantía no superior a las retribuciones normales en la zona para el sector de actividad correspondiente.

Los excesos de los anticipos laborales sobre la retribuciones normales de mercado no tienen la consideración de gasto deducible para la cooperativa, considerándose como un rendimientos de capital mobiliario para el socio.

Se considerarán rendimientos del trabajo aun cuando las retribuciones deriven de la realización de actividades profesionales. (Consulta V2.841-15).

Los servicios prestados a las cooperativas de trabajo asociado por los socios de las mismas están no sujetas al Impuesto del Valor Añadido (Artículo 7.6º Ley IVA; Consulta V2.741-17)

La cooperativa tendrá que calcular el porcentaje de retención a practicar sobre la retribución bruta anual como a cualquier otro trabajador por cuenta ajena.

Retribuciones en especie.

Autónomos.- Si las cotizaciones del RETA son satisfechas por la cooperativa tendrán la consideración de retribución del trabajo en especie. Por el contrario, constituirá retribución dineraria en el supuesto de que la entidad realice pagos a los socios trabajadores para que ésos abonen las respectivas cuotas.

Renta exenta.

Pago único por desempleo.- Las prestaciones por desempleo que el futuro socio perciba en forma de pago único para realizar su aportación económica al capital social de la cooperativa estará exenta de tributación, siempre y cuando el socio mantenga su aportación en la cooperativa durante al menos 5 años. A partir de la citada cantidad el desempleo obtenido tributará como rendimientos del trabajo. Desde el día 1-1-2013 no existe un límite cuantitativo a la exención.

RENDIMIENTOS CAPITAL MOBILIARIO

Excedente cooperativo

El socio cooperativista tendrá derecho al retorno cooperativo definido como la parte del excedente disponible que, por acuerdo de la Asamblea General, puede ser adjudicado a los socios en proporción a las operaciones, actividades o servicios cooperativizados realizados por cada uno de ellos en la cooperativa.

Esta parte de excedente cooperativo que se entrega al socio se asimilará fiscalmente a los dividendos, y por ello tributarán como rendimiento de capital mobiliario. Así pues están sujetas a la retención habitual del 19% desde el momento en que fueran exigibles. También tributará como tal, la parte de los anticipos laborales que se considere excesiva por ser superior sobre la retribuciones normales de mercado

Sin embargo, no se considerarán rendimientos de capital mobiliario, y no están sujetos a retención, si el retorno se  hacer efectivo mediante:

  • Incorporación al capital social.
  • Se aplica a compensar pérdidas de ejercicios anteriores.
  • Creación de un Fondo Especial, regulado por la Asamblea General, no disponible por parte del socio, hasta tanto no transcurra el plazo de devolución pactado o se produzca la baja del socio. Cuando el fondo sea exigible por el socio nacerá la obligación de retener.

La aplicación de este Fondo Especial para realizar aportaciones al capital o compensar pérdidas constituye un acto de disposición de los derechos del socio incorporados a dicho Fondo, e implica que tengan la consideración de RCM y nazca la obligación de retener. (Consulta General 1719-99)

Procede practicar retención al 19% como rendimiento capital mobiliario y no al 2% como si fuera un rendimiento de actividad empresarial, el beneficio que reparta a sus socios una cooperativa agraria (DGT 07-05-1.996)

Remuneración aportaciones

Los socios podrán tener derecho a recibir una remuneración fija -intereses- sobre las aportaciones obligatorias al capital social de la cooperativa. Este derecho vendrá recogido en los estatutos de la cooperativa, y será allí donde quedará establecido si las aportaciones obligatorias dan derecho al devengo de intereses por la parte efectivamente desembolsada. Si existieran aportaciones voluntarias al capital será el acuerdo de admisión el que fije esta remuneración.

Esta remuneración estará condicionada a la existencia de resultados positivos en el ejercicio económico previos al reparto, limitándose el importe máximo al citado resultado positivo.

Ahora bien, los intereses devengados por las aportaciones serán deducibles como gasto en el impuesto de sociedades siempre y cuando el tipo de interés no exceda del interés legal del dinero incrementado en más de tres puntos para los socios (Artículo 18.3 Ley 20/1990).

Existe un límite máximo para esta remuneración: no podrá exceder en más de 6 puntos el interés legal del dinero (artículo 48.2 Ley Cooperativas).

Actualización aportaciones

La actualización de las aportaciones del socio, por ejemplo con el incremento del IPC, se califica como una remuneración a la aportación, tal y como resulta de lo dispuesto en el artículo 49 de la Ley cooperativas, tributando en el IRPF como rendimiento de capital mobiliario, en concreto como rendimientos obtenidos por la participación en los fondos propios de cualquier tipo de entidades (Consulta V1.179-04).

GANANCIAS PATRIMONIALES

Perdidas atribuidas a los socios

Para el caso de que una cooperativa durante el ejercicio económico hubiese incurrido en pérdidas, éstas pueden imputarse a distintas reservas obligatorias o voluntarias, o directamente imputarse al socio de forma individual, pero en este último caso no son deducibles para el socio en su base imponible del IRPF las pérdidas que se le hubiesen atribuido. Estas pérdidas se adicionarán al valor de adquisición de su participación a efectos de determinar la variación patrimonial.

Las cantidades que no se entregan a los cooperativistas de los anticipos laborales a percibir, determinado que las retribuciones sean menores que las normales de la zona, pueden ser consideradas como aportaciones al capital de la cooperativa o bien como préstamos a ésta. (DGT 14-04-1989)

Baja del socio

Las cooperativas son sociedades de capital variable así que, cuando un socio causa baja en la misma, tiene derecho al reembolso de su participación. El plazo para hacer efectivo el reembolso no podrá ser superior a cinco años a partir de la fecha de baja. En caso de fallecimiento el plazo de reembolso a los herederos no podrá ser superior a un año desde que la cooperativa tenga conocimiento.

Dicho reembolso puede dar lugar a una ganancia o a una pérdida patrimonial por la diferencia entre el valor de adquisición  de la participación y la cantidad percibida en su baja.

Para determinar la cuantía de las variaciones patrimoniales derivadas de la transmisión o el reembolso de las aportaciones sociales, se adicionarán al coste de adquisición de  éstas, las cuotas de ingreso satisfechas y las pérdidas de las cooperativas que habiéndose atribuido al socio hubieran sido reintegradas en metálico o compensadas con retornos de que se titular el socio y que estén incorporados a un Fondo Especial regulado por la Asamblea General.

La ganancia patrimonial que se derive para el socio de su separación de la sociedad no estará sujeta a retención o ingreso a cuenta del IRPF (artículo 75.1 y 2 del Reglamento del IRPF) y se integrará en la base imponible del ahorro en la forma prevista e el artículo 49 de la LIRPF debiéndose imputar al periodo impositivo en el que se produzca la liquidación.

Al tratarse de un elemento no afecto a actividades económicas y derivarse de una transmisión previa, a la ganancia patrimonial le son de aplicación los coeficientes de abatimiento previstos en la disposición transitoria novena de la LIRPF.

 

Anuncios