Novedades en la obligación de información para criptomonedas en el extranjero, modelo 721

El mundo de las criptomonedas y su impacto en la fiscalidad internacional

Si estas metido en el mundo de las criptomonedas, ya debes saber que existe la obligación de ofrecer información en el modelo 721 sobre las monedas virtuales situadas en el extranjero. La regulación y fiscalidad de las criptomonedas en el extranjero pueden ser un terreno bastante enfarragoso.

En este artículo, voy a desglosar la Consulta V2290/2023 emitida por la Agencia Tributaria y sus implicaciones para quienes mantienen criptomonedas en el extranjero.

¿Cuándo debes declarar tus criptomonedas en el extranjero?

La Consulta V2290/2023 establece que existe una obligación de declaración de las monedas virtuales situadas en el extranjero si se cumplen dos requisitos clave:

  1. Que dichas monedas virtuales sean custodiadas por personas o entidades que proporcionen servicios para salvaguardar claves criptográficas privadas en nombre de terceros.
  2. Que las personas o entidades no sean residentes en España ni establecimientos permanentes en territorio español de personas o entidades residentes en el extranjero.

En otras palabras, si tus criptomonedas no están bajo custodia de terceros que proporcionan servicios de seguridad de claves privadas y estos terceros no tienen su base en España, entonces no tienes la obligación de presentar una declaración informativa.

Sin embargo, si tus criptomonedas están custodiadas por dichas personas o entidades, entonces estás obligado a presentar la declaración.

Tipos de custodia de criptomonedas

El mundo de las criptomonedas es diverso y ofrece varias formas de custodia. Para comprender mejor estos requisitos fiscales, es importante diferenciar entre los llamados «wallets» o monederos custodios y no custodios.

  1. Wallets Custodios: Estos monederos son aquellos en los que un tercero se encarga de la custodia de tus criptomonedas y sus claves privadas. Esto implica que tú no tienes control total sobre tus activos, ya que un tercero los resguarda en tu nombre. Estos son típicamente los conocidos como «hot wallets».
  2. Wallets No Custodios: En contraste, los monederos no custodios son aquellos en los que el control total de las claves privadas recae en el usuario. En otras palabras, eres el único responsable de la seguridad de tus criptomonedas. Estos monederos son a menudo considerados «cold wallets».

Según la normativa fiscal, solo debes informar sobre las monedas virtuales situadas en el extranjero cuyas claves criptográficas privadas estén custodiadas por un tercero. Esto significa que, ya sea un «hot wallet» o un «cold wallet», si mantienes el control de las claves privadas y no están custodiadas por terceros que proporcionan servicios de seguridad de claves privadas, no necesitas informar sobre esas criptomonedas en el contexto de la obligación de información sobre bienes y derechos en el extranjero.

Conclusión

La Consulta V2290/2023 arroja luz sobre la fiscalidad de las criptomonedas en el extranjero, destacando la importancia de la custodia de estas monedas virtuales.

Si eres un inversor de criptomonedas, es crucial comprender estos requisitos fiscales y asegurarte de cumplir con tus obligaciones fiscales según tu situación particular.

Sígueme para mantenerte informado!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.