¿Gastos innecesarios? Hacienda debe probar que no son deducibles.

Es práctica habitual de los órganos de gestión e inspección de la Agencia Tributaria eliminar ciertas partidas de gastos de la contabilidad de los contribuyentes con el único y simple argumento de que no está justificada su utilización en la actividad económica o porque, simplemente considera, bajo su criterio, que no son gastos necesarios para el ejercicio de la misma.

Sin embargo, para el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, en sentencia de fecha 15 de Junio de 2017, Recurso 50/2014, recae sobre la Administración Tributaria la carga de la prueba cuando considera que un gasto contable no es deducible en el Impuesto de Sociedades por ser ajeno a la actividad, salvo que dicho gasto sea completamente desproporcionado. Continuar leyendo «¿Gastos innecesarios? Hacienda debe probar que no son deducibles.»

Requisitos que debe cumplir el segundo intento de notificación

Notificaciones en el BOE

La notificación a través del BOE es una forma especial de notificar que puede utilizar la administración tributaria cuando hayan resultado infructuosas las demás gestiones en el domicilio de un contribuyente.

Este supuesto solo puede utilizarse cuando no sea posible efectuar la notificación al contribuyente por causas no imputables a la administración, entre las que se pueden destacar distintos supuestos:

  • Cuando los interesados son desconocidos.
  • Cuando el domicilio es incorrecto.
  • Cuando el interesado se encuentra ausente.

Continuar leyendo «Requisitos que debe cumplir el segundo intento de notificación»

Requisitos para las notificaciones tributarias «por comparecencia».

mail-1048452_960_720

La notificación por comparecencia es una forma especial de notificar que puede utilizar la administración tributaria cuando hayan resultado infructuosas las demás gestiones.

Este supuesto solo puede utilizarse cuando no sea posible efectuar la notificación al contribuyente por causas no imputables a la administración, entre las que hay que destacar distintos supuestos:

  • Cuando los interesados son desconocidos.
  • Cuando el domicilio es incorrecto.
  • Cuando el interesado se encuentra ausente.

Según el artículo 112 de la LGT se realizarán al menos 2 intentos de notificación y se harán constar en el expediente las circunstancias de los intentos fallidos. Será suficiente un solo intento cuando el destinatario conste como desconocido en el dicho domicilio o la dirección sea incorrecta.

Una vez realizados los intentos de notificación necesarios sin éxito, se procederá cuando ello sea posible a dejar al destinatario aviso de llegada en el correspondiente casillero domiciliario, indicándole la posibilidad de personación ante la dependencia de la administración al objeto de hacerle entrega del acto.

Sin embargo, hasta la fecha existía disparidad de criterios en los distintos TEAR regionales, y  en alguna ocasión se le atribuía el mismo tratamiento a la calificación de “desconocido” que a la de “ausente”, con la aplicación de las mismas normas de procedimiento. La cuestión que se planteaba conflictiva era determinar si, en los casos en los que el intento de notificación personal resulta infructuoso por “desconocido”, o por “dirección incorrecta” era necesario un segundo intento de notificación.

DESCONOCIDO

El TEAC en resolución de fecha 25 febrero 2016, en unificación de criterio, no considera necesario un segundo intento de notificación antes de acudir la notificación por comparecencia.

El criterio queda fijado de la siguiente forma:

Fijación de criterio TEAC

“En el caso de que una vez intentada la notificación, el destinatario resultara desconocido en el domicilio o lugar habilitado para tal fin, será suficiente un solo intento de entrega y no procede exigir, para considerar válido ese intento de notificación personal, que se deje además aviso de llegada en el buzón o casillero domiciliario del destinatario, pues éste figura en el mismo como desconocido.”

Es una decisión en principio muy coherente, pues si el destinatario es desconocido en el domicilio de entrega de la notificación, parece que no tenga mucho sentido que la persona encargada de hacer la entrega vuelva en otra ocasión a realizar la notificación.

Pérdida de garantías

No obstante y desde la experiencia, he podido comprobar que en no pocas situaciones se le otorga al contribuyente el calificativo de “desconocido” cuando no lo es en realidad. En ocasiones, y sólo por citar algunos casos, un cartero “novato” se confunde de dirección – ejemplo éste que ocurre en casos de domicilios con nombres muy similares-, o puede suceder que en el buzón del contribuyente no se encuentra claramente identificado el destinatario. Si, por el contrario, el encargado de entregar la notificación tuviera que volver en una segunda ocasión, quizá podría advertir un error, una confusión, o simplemente advertir circunstancias en las que no había reparado la primera vez.

DIRECCION INCORRECTA

Según la normativa citada, cuando la dirección sea incorrecta, bastaría un solo intento de notificación. Sin embargo los Tribunales no han mantenido una posición unánime sobre los intentos de notificación que se deben realizar por parte de la Administración en este supuesto.

Muchas sentencias inciden en la necesidad de realizar un segundo intento de notificación para verificar si el primer intento ha sido correctamente efectuado o si por el contrario, el intento de notificación se ha llevado a cabo cometiendo en algún tipo de error. Por ello, con carácter previo a acudir a otros sistemas de notificación, resulta conveniente, dicen la jurisprudencia, “abordar un segundo intento de notificación antes de acudir a la notificación edictal o por comparecencia.”

Fijación de criterio TEAC:

Los actos administrativos derivados de los procedimientos iniciados de oficio, respecto de los cuales la Administración haya practicado dos intentos de notificación, debidamente acreditados en el domicilio fiscal, de acuerdo con lo señalado en el artículo 112.1 LGT habiendo resultado tales intentos infructuosos con el resultado de “dirección incorrecta” puede aducirse a la notificación mediante comparecencia al no ser posible la notificación por causas no imputables a la Administración, siempre y cuando la Administración no tenga constancia de ningún otro domicilio en el cual podría llevarse a efecto la notificación, en cuyo caso, habría que realizar otro intento en el mismo con el fin de cumplir los requisitos fijados por nuestra jurisprudencia antes de acudir a un medio subsidiario como es la notificación por comparecencia. (Sentencia 25 de febrero 2.016)

Incluso en algunas ocasiones, habiéndose practicado un doble intento de notificación con el resultado de dirección incorrecta, no se ha considerado correcta la notificación edictal o por comparecencia, por no reunir los intentos de notificación los suficientes requisitos de garantía y diligencia por parte del operador de correos.

AUSENTE

Encontrarse ausente del domicilio es el único supuesto en el que la normativa sí contempla expresamente la necesidad de un segundo intento de notificación que se deberá efectuar en “una hora distinta dentro de los tres días siguientes.”

La expresión “dentro de los tres días siguientes” implica que para que sea válida la notificación por comparecencia, el segundo intento de notificación personal, debe efectuarse en un día distinto a aquel en el que se ha llevado a cabo el primer intento de notificación, no siendo admisible que los dos intentos tengan lugar el mismo día, debiendo de existir además una diferencia hora entre ambos de al menos sesenta minutos.

Llegado el caso hay que estudiar si la Administración desplegó la actividad razonablemente necesaria para tratar de averiguar el domicilio del interesado, pues la notificación por edictos requiere que se agoten otras modalidades de notificación que aseguren la recepción de la notificación.

¿Prescripción fiscal por inactividad del TEAR tras 4 años?

Por falta de medios humanos y materiales, es cada vez más frecuente que los Tribunales Económico-Administrativos, a pesar de lo que digan las estadísticas oficiales, tarden bastante tiempo en resolver los asuntos. Son unos cuantos temas los que tengo personalmente pendientes de resolución por un tiempo ya superior a 3 años y acercándose peligrosamente a los 4. Digo «peligrosamente», porque …

¿Qué sucede si traspasamos esa barrera de los 4 años?

¿Pierde el contribuyente algún derecho?

¿Se produce algún tipo de prescripción?

Si el TEAR tarda más de 1 año en resolver un asunto el contribuyente puede entender por desestimada su reclamación y puede iniciar su recurso ante los tribunales de justicia. Por el contrario, puede seguir esperando a que el TEAR dicte una resolución, pues está obligado a ello.

Pero ¿qué sucede si el TEAR tarda más de 4 años? ¿Puede considerarse que ha prescrito para la administración el derecho a exigirnos el pago de la deuda?

El Tribunal Supremo se pronunció sobre el particular en una sentencia del 12 de Noviembre de 2.012 en el sentido de dar por prescrito el derecho de la administración a la liquidación impugnada, y considerando por tanto, que la inactividad de los Tribunales Económico Administrativos por más de 4 años produce la prescripción del derecho a determinar la deuda tributaria.

Para el cómputo de los plazos se toma como fecha de inicio la fecha en que se presentó el escrito de alegaciones, pues es en ese momento en el que un contribuyente manifiesta su reclamación y expone sus fundamentos jurídicos.

Sin embargo, la sentencia contó con votos particulares que discreparon de su fallo, y que consideran, que una vez se ha suspendido el pago de la deuda, el órgano de recaudación no puede iniciar ni exigir su cobro, y por lo tanto, tampoco puede ponerse en marcha el cómputo del plazo de prescripción.

Recomendación: Se hace necesario valorar, una vez haya transcurrido el plazo de 1 año desde la interposición de la reclamación, si conviene :

  1. Esperar resolución del TEAR
  2. Iniciar inmediatamente por silencio administrativo el recurso ante el Tribunal Superior de Justicia correspondiente, o bien si …
  3. Es preferible cruzar los dedos, y esperar a que el expediente caiga en el «cajón del olvido» del TEAR y ganar el asunto por prescripción.

Juan Pitarch – Asesor Fiscal

Cómo un apoderado puede evitar responsabilidades tras renuncia

Si bien el Registro Mercantil no nos solicitará para la inscripción de la renuncia como apoderado una justificación de comunicación fehaciente a la sociedad, sí que es necesario realizar dicha renuncia para dar cumplimiento a lo dispuesto en el Código Civil.

El artículo 174.1 del Reglamento del Registro Mercantil exige para la inscripción de la dimisión de los administradores un escrito de renuncia al cargo otorgado por el administrador y notificado de forma fehaciente a la sociedad. Nada dice el citado artículo en relación a la renuncia de un apoderado.

Renuncia-1

Código Civil

Sin embargo, la Dirección General de Registro y Notariado venía exigiendo para su inscripción en el Registro Mercantil la renuncia del apoderado notificada a la sociedad, en aplicación del artículo 1736 del código civil: Continuar leyendo «Cómo un apoderado puede evitar responsabilidades tras renuncia»

Indemnización exenta IRPF por desvinculación «real y efectiva»

En el artículo 7.e de la Ley de IRPF se contempla la exención para las indemnizaciones percibidas por despido o cese de un trabajador, siempre y cuando la cuantía no supere lo establecido con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo, o en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias.

Condiciones

Por su parte, el artículo 1 del Reglamento de IRPF nos impone una condición y una presunción: «El disfrute de la exención prevista en el artículo 7.e) de la Ley del Impuesto quedará condicionada a la real efectiva desvinculación del trabajador con la empresa. Se presumirá, salvo prueba en contrario, que no se da dicha desvinculación cuando en los tres años siguientes al despido o cese el trabajador vuelva a prestar servicios a la misma empresa o a otra empresa vinculada a aquella en los términos previstos en el artículo 16 del Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades (…)» Continuar leyendo «Indemnización exenta IRPF por desvinculación «real y efectiva»»